miércoles, 28 de enero de 2009

EL PAPA "BUENO", PERDONÓ AL OBISPO NAZI

FOTOS: BENEDICTO XVI, MONSEÑOR WILLIAMSON E IMAGENES DE LA CONVIVENCIA ENTRE LA IGLESIA Y LAS DICTADURAS


En estos tiempos que corren, en que un indígena es presidente de Bolivia, donde en Latinoamérica parece iniciarse un camino de mayor autonomía, y hasta en Estados Unidos se cree que hay necesidad de dejar la revolución conservadoras de lado, a apartir de la asunción de su primer presidente negro. EL Papa Razinger-BENEDICTO XVII, ha dicidido perdonar a un obispo sueco que niega el holocausto y pertenece a la secta católica del fallecido Monseñor Lefebvre, que pretende que ésta vuelva a la edad media. Quizás imbuído en la nostalgia de sus años mozos, cuando el ahora Papa pertenecía a las juventudes hitlerianas, Razinger le devolvió al obispo sueco y sus seguidores el derecho a la comunión que le había sido sacado por Juan Pablo II. Por supuesto que no ha tenido la misma conducta con sacerdotes como Leonardo Boff, Ernesto Cardenal o Fray Betto, seguidores de la Teología de la Liberación, y que han cometido el "peor de los pecados": caminar y oir al pueblo. Así que, chicos con Razinger y el sueco nazi,-"¡ aguanten los curas pedófilos!"- ¿vergonzoso, no?.

NOS VISITA EN LA ARGENTINA
Si está, no va a hablar", con estas palabras en las puertas del Seminario Nuestra Señora Corredentora, el cura francés Jacques Barrou confirmó que monseñor Richard Williamson -el obispo que niega el Holocausto y que ha provocado una nueva tormenta de críticas sobre Benedicto XVI, ya que el Papa le perdonó el sábado la excomunión- está "guardando silencio" en la Argentina.

La siesta ayer era una obligación en La Reja a las cuatro de la tarde, cuando en esa zona semi deshabitada de grandes quintas del partido de Moreno, Barrou se asomó a la puerta de un impresionante edificio sobre un terreno en donde todo parece más faustoso porque justamente no hay nada. Entonces dijo a Clarín: "El
padre Williamson está descansando, ya que en este momento no hay clases".

Lejos del seminario y de la gran iglesia donde los lefebvrianos han mantenido la costumbre de dar misa en latín, cientos de organizaciones pidieron ayer al Papa que de marcha atrás con el perdón. En las afueras de los edificios donde un cartel dice "Ave María Purissima", apenas un par de personas esperaban
algo de comida o ropa. Barrou confirmó que Williamson vive allí -a unos 40 kilómetros de Buenos Aires- de manera estable, pero insistió en que nadie iba a hablar. Los que ayer mandaron a callar al obispo negacionista fueron los mismo compañeros de Williamson, pero desde Suiza. La Fraternidad de San Pío X condenó los dichos antisemitas y la defensa de Hitler de Williamson. Ayer, además, le prohibieron que haga cualquier manifestación pública sobre temas políticos o históricos. Es que las palabras del obispo británico con domicilio en La Reja minaron el camino de regreso al Vaticano del grupo ultraconservador católico. Williamson habló el 21 de enero frente a la televisión sueca y provocó una polvareda de críticas que llevó a que la hora de la siesta en La Reja se sacuda. "No existieron las cámaras de gas", aseguró mientras explicaba que: "Las evidencias históricas están inmensamente en contra de que seis millones de judíos murieran asesinados en cámaras de gas como parte de una política de Adolfo Hitler". Williamson sostuvo además que sólo "2 o 3 mil judíos murieron en ese período en campos de concentración, y ninguno de ellos en cámaras de gas". Las palabras ayer sonaban aún más crueles: cuando el mundo recordaba a las 6 millones de víctimas del Holocausto.

El enorme arco de cemento sobre una calle perdida llamada Antogafasta, lleva hasta el seminario donde da clases el obispo más criticado del momento. "Se lo ve poco", contó una vecina. En el interior varios jóvenes ultra conservadores, ahora de vacaciones, estudian. El sitio fue elegido por el fundador de la congregación, el arzobispo francés Marcel Lefebvre, quien protagonizó hace dos décadas el cisma católico por sus posturas reaccionarias. El cura murió en 1991 pero sus seguidores siguen siendo casi 600 mil en el mundo. El sitio, donde ayer "descansaba" el obispo antisionista, fue elegido -según Williamson- porque "sería el país más adecuado en Latinoamérica para lanzar la misión de la sociedad de formar curas".

Cuando Lefebvre ordenó como obispos a Williamson, a Bernard Fellay, Bernard Tissier de Maillerais y a Alfonso de Galarreta, Juan Pablo II los excomulgó en 1988. El decreto de Benedicto XVI del sábado perdona la excomunión en pos de "estabilizar las relaciones con la hermanad". Ayer también se despegaron de Williamson el resto de su comunidad. "Las afirmaciones de Williamson no reflejan en ningún caso la posición de nuestra Fraternidad", dijo el superior de la orden, el obispo Bernard Fellay. El Vaticano consideró inaceptable negar el Holocausto. Pero antes, igual lo perdonó.Esta decisión de Benedicto XVI, ha provocado un serio confícto diplomático ya que el rabinato rompió relaciones en el día de hoy con el Vaticano, curioso cuando desde otros lados se habla de unir las religiones, los pueblos y las culturas. ¡UNA FUMATA BLANCA URGENTE, POR FAVOR!

1 comentario:

Aahna dijo...

Disculpe, ¿no tenemos todos derecho al perdón? Buscando random en google encontre este articulo, me llamó mucho la atención. Creo que todos tienen derecho a opinar pero a mi parecer la construcción de mejores sociedades no puede incluir resentimmiento y marginación, si estas personas que fueron perdonadas están realmente arrepentidas, ¿no tienen derecho al perdón? Un abrazo.